Lerielle WildMark

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lerielle WildMark

Mensaje  Dark Slifer el Vie Abr 24, 2009 7:37 pm

Nombre: Lerielle WildMark

Raza: Kal´dorei [elfa de la noche]

Clase: Druida

Alineamiento: Neutral Bueno

Especialidades: Encantamiento, Sastrería.



Características Físicas: Lerielle posee una larga cabellera de color blanco, su mirada es tierna y su color de ojos es el normal entre los Kal´dorei, es delgada, su voz es suave y delicada, su color de piel es violeta claro y tiene dos marcas similares a rayos en sus ojos.

Características mentales: es muy colaboradora y amistosa, no le gusta la guerra pero sus principios son defender a los suyos a toda costa, su mayor deseo es terminar con las guerras y lograr regresar a Azeroth al estado puro en el que alguna vez estuvo, es tímida aunque cuando lo necesita sabe dar buenos discursos de consuelo y animo, casi nunca se encuentra molesta, y aunque a veces sonría suele estar triste en su interior al recordar cosas dolorosas del pasado.


Historia:

Recuerdo con sollozos el día en que la legión ardiente comenzó su devastador ataque en Azeroth, recuerdo los gritos de dolor y las lagrimas de los míos... recuerdo como pelearon con valentía los superiores de mi raza, recuerdo como murieron mis padres al tratar de defender su causa.

Mi nombre es Lerielle WildMark, no me gusta decir que soy superior a nadie pero soy considerada una archidruida de Cenarion, por años los Kal’dorei hemos luchado por regresar a nuestras queridas tierras a la normalidad y la pureza que alguna vez estuvieron, el dolor y el recuerdo de muerte de nuestros antepasados nos dan fuerza para continuar con nuestro cometido... yo tengo la esperanza de que alguna vez eso sea posible, y tengo fe de que estaré viva para ver aquel día. En mis primeros años de vida tuve que ver cosas más atroces y horribles que las que cualquiera de los más jóvenes ha visto en su vida... en compañía de muchas otras familias tuvimos que presenciar la horrible guerra contra la Legión.

Recuerdo que mis padres me miraban con tristeza y resignación al ver que todos los suyos comenzaban a luchar para salvar lo que creíamos era nuestro, las llamas y olor a sangre de aquella batalla se acercaban a cada instante... era como un llamado para salir a luchar. Desde niña nunca me gusto lastimar a nadie ni que nadie fuera lastimado, pero aun así ocurría... en mis sueños quería ver a todos conviviendo de una manera pacífica y amistosa, pero muchas veces llegue a pensar que esos eran solo sueños. Mi madre me llevo lejos de nuestra tierra natal y mientras me sacaba, logramos ver como un poderoso ejército de Dragones sobrevoló sobre nosotros, mi madre sonrió y siguió separándome del pozo de la eternidad. Unos días después me dejo junto con algunos refugiados elfos, la mayoría de ellos jóvenes como yo... luego de darme un beso y susurrarme que la disculpara, corrió de regreso... unos guardias me impidieron correr hacia ella, recuerdo como mis ojos se llenaron de lágrimas mientras vi que mi madre partía.

especulaciones se oían por parte de los refugiados sobre la batalla, muchos no tenían esperanzas y temían que la Legión ganaría la batalla, otros podían su fe en los Dragones ya que ellos eran los defensores de Azeroth, yo por mi parte no podía dejar de pensar que allí estaban muriendo inocentes y todo por culpa de la horrible corrupción causada por el poder arcano del pozo de la eternidad... si no fuese por la legión nunca hubiese llegado a nuestras tierras y mucho menos nuestros hermanos hubiesen sido corrompidos por su enorme poder. Mis lamentos eran guardados solo para mí y aunque no era mi intención no entablaba conversación con ninguno de los refugiados, me sentía sola y débil... mi cabeza estaba revuelta y confundida en millones de ideas, ¿que hacer? ¿Que pasaría? ¿Como detener todo?... esas eran preguntas que se presentaban una y otra vez en mi mente.

Luego de una gran espera vimos algo que nos dejo atónitos y asustados a todos los presentes, el ejercito de Dragones regresaba pero ninguno de nuestros hermanos lo hacía, en realidad nadie había vuelto desde hace mucho, todos dijeron que los dragones se habían rendido ante el poder de la legión y que moriríamos, yo no quería aceptarlo aunque las mismas ideas corrían por mi mente... yo solo quería que todo saliera bien y que ya nadie más saliera lastimado. Mis exuberantes suplicas y mi decadente apariencia llamaron la atención de uno de los refugiados el cual no se veía muy joven, el se acerco a mi intentando calmarme... al verle recordé que el al igual que yo no había entablado conversación con nadie en el tiempo que habíamos estado en aquel lugar, así que sentí algo de confianza. Aquel elfo me dijo que Azeroth sería salvado pero que sin duda se tendría que pagar un enorme precio por abusar de los poderes del pozo, me dijo que si sobrevivíamos me enseñaría como llegar a cumplir mi objetivo... no sé porque pero en aquel momento me sentí feliz.

Las esperanzas aumentaban pero llego el momento que nos dejo sin ánimos nuevamente, una enorme explosión sacudió todo Azeroth, la tierra se abrió en dos y una luz nos segó por completo. Al despertar notamos que la tierra a nuestro alrededor estaba devastada, los arboles habían caído sobre el suelo y muchas plantas y animales habían muerto... poco después supimos que aquella catástrofe había sido causada por la destrucción del pozo de la eternidad y que muchos no habían sobrevivido. Poco después se nos informo que los sobrevivientes eran pocos pero que habían logrado expulsar a la legión, mi rostro se lleno de tristeza porque aunque eso era bueno... el precio había sido pagar con muchas vidas de nuestros hermanos, fue desde entonces que el elfo que me había consolado comenzó a entrenarme en el Druidismo y como curar lo que ahora era el Devastado Azeroth.

Muchísimos años han pasado desde entonces, muchísimos años desde que perdí a mis padres y a mi familia... muchísimos años desde que la Legión ataco, pero aun me mantengo en pie gracias a la ayuda de aquel anciano, que me convirtió en una poderosa Druida. hasta hace poco trabajaba en Terrallende curando sus horribles tierras con ayuda de mis hermanos del circulo de Cenarion, muchas cosas hemos logrado y eso me hace muy feliz, pero ahora he recibido una mas importante misión que debo llevar a cabo, según mis superiores los actos de la legión y del poderoso caballero de la muerte Arthas podrían amenazar nuestras tierras una vez más, así que me encargaron el Mando de los Centinelas de Cenarion, un ejército conformado por Druidas, Sacerdotes, Cazadores y Guerreros de los elfos... los cuales debemos proteger de ahora en adelante la ciudad capital de nuestra raza Darnassus, no me gusta la guerra pero debo proteger a los míos por encima de todo y es lo que hare... de ahora en adelante los centinelas y yo, con ayuda de la señorita Tyrande ayudaremos a detener el dolor sobre Azeroth... o al menos ese es mi sueño.
avatar
Dark Slifer
MJ. Cima del Trueno
MJ. Cima del Trueno


Volver arriba Ir abajo

Re: Lerielle WildMark

Mensaje  Vlad el Vie Abr 24, 2009 9:25 pm

Ya te lo dije en el juego, pero da igual: "Me encanta tu elfa" Very Happy

_________________

"Time to kick some ass and chew bubble gum"
avatar
Vlad
Admin. Kazzmara
Admin. Kazzmara


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.