Biblioteca Elfa (información ampliada de tu raza)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Biblioteca Elfa (información ampliada de tu raza)

Mensaje  Astartes el Mar Mar 15, 2011 10:23 pm

Los Elfos de Sangre
Post original de Morfeus

Los elfos de sangre, o sin’dorei (“Hijos de la Sangre” en Thalassiano), son una raza compuesta de antiguos altos elfos que se renombraron así en honor a su gente, asesinada en el asedio del Azote sobre Quel’Thalas durante la Tercera Guerra. Los elfos de sangre de Azeroth se unieron a la Horda, en un intento por reunirse con el príncipe Kael’thas Sunstrider en Outland. Recuperaron su capital de Silvermoon, situada en el bosque de Eversong, gracias a Lor’themar Theron, quien los dirige en ausencia de Kael’thas.



Introducción

Los elfos de sangre eran tiempo atrás altos elfos. Durante el proceso de transición hasta su renombramiento, glorificaban su civilización a costa de su honor. El estilo de vida de los elfos de sangre cambió durante la Tercera Guerra, cuando el Azote del príncipe Arthas saqueó Quel’Thalas y aniquiló a la raza élfica. El Azote asesinó a más del 90% de la población alta elfa, devastando su cultura. El príncipe Kael’thas Sunstrider estaba estudiando magia en Dalaran durante el desastre. Cuando supo de lo ocurrido, rápidamente regresó a su hogar y tomó el mando de los supervivientes. Los renombró “elfos de sangre” en honor a sus hermanos caídos. Antes de la destrucción del Pozo del Sol, todos los altos elfos se beneficiaban de su poder donde quiera que estuvieran. Ahora, desprovistos de esta energía arcana, los elfos de sangre (y altos elfos) sufren sobremanera. Kael’thas afirmaba que pronto morirían sin otra fuente de magia que reemplazara al Pozo del Sol. Por ello, los elfos de sangre aprendieron a absorber magia de fuentes alternativas.

Pronto, los elfos de sangre se enfrentaron con el Azote y los trolls Amani, quienes se estaban adentrando sin control en el antiguo territorio élfico. Los elfos de sangre defendieron su hogar y finalmente, tras haber restablecido la seguridad de sus tierras y prevenido la degeneración de su gente, Kael’thas los dejó. Acompañado por un grupo e los guerreros y hechiceros más fuertes de su raza y se unió a la Alianza para luchar contra el Azote. Estaban ansiosos por vengarse de las fuerzas no muertas. Sin embargo, la intolerancia impidió que las fuerzas humanas aceptaran la ayuda que los elfos de sangre les ofrecían. Encerrados y sentenciados a muerte por el humano que los dirigía, los elfos de sangre escaparon, huyendo hacia Outland, y uniéndose a las fuerzas de Illidan Stormrage. Estos elfos de sangre ayudaron a derrotar al demonio Magtheridon y conquistar su Templo Oscuro.

A cambio del leal servicio de los elfos de sangre, Illidan les concedió un lugar donde vivir, así como técnicas para absorber el maná de cualquier cosa con poder arcano. Los elfos de sangre de Outland cazan demonios ahora, y se alimentan de la magia demoníaca. Como consecuencia, a pesar de lo que las otras razas sospechan, los elfos de sangre profesan amistad alguna con lo demonios. En vez de eso, los ven con odio. Incluso los brujos elfos de sangre creen que los demonios son herramientas útiles, y no aliados potenciales. No todos los elfos de sangre viven en Outland. Muchos viven todavía en Azeroth, particularmente en Quel’Thalas. Los elfos de sangre pretendían recuperar su hogar y destruir al Azote a cualquier precio. Un representante de Kael’thas, Rommath, fue enviado a Azeroth con un mensaje de esperanza para los elfos de sangre de Quel’Thalas: algún día Kael’thas regresará para dirigir a su pueblo al paraíso. Rommath fue el artífice de los progresos en la enseñanza de técnicas avanzadas para manipular energías arcanas. Con determinación renovada, los elfos de sangre reconstruyeron la ciudad de Silvermoon, aunque está impulsada por magia inestable. Envalentonados por la promesa del regreso de Kael’thas, los ciudadanos de Quel’Thalas se centran ahora en recuperar su fuerza, mientras forjan un nuevo futuro. Aunque desconfían de las demás razas, han empezado a aceptar que los Forsaken son diferentes, o al menos comparten los mismos objetivos que los elfos de sangre.

Historia

Hace diez mil años, durante el reinado de la Reina elfa nocturna Azshara, existía una secta de hechiceros de élite conocida como los Altonatos, quienes jugueteaban con magia que los demás elfos consideraban blasfema por extraerse del poder del Pozo de la Eternidad. Ciegamente leales a la reina, los Altonatos abrieron portales bajo su dirección que atravesó la Legión Ardiente, provocando la Guerra de los Ancestros. Tras la Gran Devastación, muchos de los Altonatos superviviente fueron exiliados de Kalimdor y se asentaron en el Continente del Este, fundando el reino de Quel’Thalas. Se hicieron llamar “altos elfos”. Durante este tiempo, crearon el Pozo del Sol, y cambiaron a un modo de vida diurno. Su piel purpúrea empalideció con el tiempo hasta llegar a un tono similar al de los humanos y los enanos.

Durante la Tercera Guerra, el príncipe Arthas dirigió su ejército del Azote contra ellos, saqueando Quel’Thalas y corrompiendo el Pozo del Sol. Lo que quedó de Quel’Thalas ardió a manos de los propios altos elfos, en un esfuerzo por dar al Azote una victoria psicológica y dejaran a los pocos altos elfos que aún aguantaban en la Isla Sunstrider. A pesar de sus esfuerzos, la mayoría de la población quel’dorei fue erradicada durante el conflicto. En memoria de sus hermanos caídos, muchos de los supervivientes se renombraron elfos de sangre, o sin’dorei, y juraron vengar a su raza.




Separados de su fuente de poder una vez más, los elfos sufren de adicción mágica. Desesperados y necesitados de ayuda tras la Tercera Guerra, los elfos de sangre se aliaron con los naga. Esto fue visto como traición por la Alianza y fueron sentenciados a muerte. El príncipe Kael’thas Sunstrider dirigió a los suyos hacia la libertad, hacia los yermos de Outland, los restos de Draenor, y juraron lealtad a Illidan, quien prometió entregarles una nueva fuente de magia al absorber las caóticas energías de los demonios. Junto a sus aliados naga, Illidan dirigió a los elfos de sangre por la conquista de Outland, ganándose en el proceso la amistad de los casi extintos Broken. Los sin’dorei siguieron a Illidan hacia el Glaciar Corona de Hielo en un intento de destruir al Rey Lich. Sin embargo fueron derrotados por Arthas, quien hirió a Illidan, forzando la retirada de los elfos de sangre y los naga, y permitiendo la ascensión de Arthas por el glaciar para mezclarse con el Rey Lich.

Pero no todos los elfos de sangre residen actualmente en Outland con Illidan: muchos permanecen en Azeroth. Eufóricos por su nueva habilidad para absorber mana de las criaturas del Vacio Abisal, los elfos de sangre consiguieron retomar su querida tierra de Quel’Thalas. Silvermoon fue reconstruida y los elfos de sangre residentes planean regresar a Outland, donde se podrán reunir con Kael’thas y alcanzar el destino dorado que se les prometió.

Desafortunadamente, las decisiones de Kael’thas de aceptar la ayuda de los nada y el uso de magia fel ha causado el rechazo de la Alianza hacia los elfos de sangre. De esta manera, los elfos de sangre de Azeroth vieron en la Horda la ayuda que necesitarían para alcanzar Outland. La adicción a la magia fel y la búsqueda desesperada por una cura son temas muy familiares para los orcos, y muchos ancianos orcos quienes han experimentado la misma adicción sienten cierto parentesco con los elfos de sangre. Los trolls, antiguos enemigos de todos los quel’dorei desde la antigüedad, los aceptaron con cierta cautela.

Los Forsaken han trabajado estrechamente con los elfos de sangre para purgar las Tierras de la Peste de la presencia del Azote. Lor’themar Theron era el segundo al mando de Sylvanas Windrunner durante la Segunda Batalla de Quel’Thalas, y muchos Forsaken eran altos elfos participantes de la misma batalla. La ayuda prestada por los Forsaken han incluido refuerzos, unos cuantos enclaves dentro y fuera de los territorios sin’dorei, y un dispositivo de teletransporte entre Entrañas y Silvermoon.

Apariencia

Los elfos de sangre son físicamente idénticos a los altos elfos, salvo por la vestimenta oscura y rojiza que rememora sus terribles pérdidas. Muchos muestran runas y tatuajes extraños en sus rostros, brazos y hombros que los protegen de los demonios, para celebrar muertes significativas o simplemente para intimidar, algo que los altos elfos nunca harían. Además, muestran peinados que van en contra de las normas de la sociedad quel’dorei. Presentan los mismos cuerpos atléticos, largas orejas puntiagudas, sentidos agudizados, y visión aguda en la oscuridad. No obstante, cuando se acercan a poblaciones de la Alianza, suelen disfrazarse a menudo como altos elfos para evitar ser atacados. Los sin’dorei tienen una esperanza de vida similar a la de los altos elfos.




Aunque algunos creen que los sin’dorei y los quel’dorei son prácticamente la misma raza, separados únicamente por diferencias culturales y psicológicas, se ha determinado que han empezado a evolucionar en razas distintas, debido mayoritariamente al consumo de maná de fuentes demoníacas. Esta dependencia a la magia fel provoca que los ojos de los elfos de sangre brillen verdes con llamas demoníacas. Esta fuente de poder incluso tiende a dar a los elfos de sangre un tono de piel más pálido comparado al de sus primos quel’dorei.

Cultura

Los elfos de sangre visten túnicas de color carmesí, que demuestran su ardiente afiliación y son alegoría de la sangre de los elfos caídos en Quel’Thalas. Muchos se concentran en estudiar la magia arcana y piromántica, opuestas a la tradicional magia criomántica de su antigua sociedad quel’dorei.




La arquitectura sin’dorei es similar a la quel’dorei; creaciones sin soporte aparente, curvas y columnas increíbles, y diseños naturales, florales y animales. Sus fuentes desafían la física, creando o transportando el agua de maneras impensables. Los elfos de sangre ondean banderas con el símbolo del fénix. En la Tercera Guerra, los magos de sangre tenían la habilidad de llamar a estas criaturas desde el Plano Elemental del fuego. Están muy arraigadas a los elfos de sangre, posiblemente por compartir su naturaleza destructiva, o quizá por su composición mágica pura. Esto permite a los sin’dorei mantener un exquisito control sobre ellos. Que un fénix muera para renacer de sus cenizas, puede ser el símbolo de los elfos de sangre. Metafóricamente, los elfos de sangre murieron como altos elfos para renacer en lo que son.




Los elfos de sangre hablan Thalassiano y Común. Y han aprendido el idioma de sus nuevos aliados, el Orco.

Adicción mágica

Desde la destrucción del Pozo del Sol a manos de Arthas y el Azote, los elfos de sangre se han visto forzados a lidiar con la repentina recaída en su adicción de magia arcana. La adicción se ha vuelto más fuerte que nunca, una eterna maldición desde que el Pozo de la Eternidad original fuese destruido. Son verdaderos adictos al uso de magia arcana. Los elfos de sangre luchan cada mañana con esta debilidad, buscando la manera de saciarse absorbiendo energía mágica del entorno o resistir la necesidad de alimentarse. Deben pasar una hora cada mañana meditando, para aguantar las distracciones que provoca su adicción. Normalmente sacian su sed mediante el consumo de energía fel. Si beben sangre de demonio, la adicción disminuirá por un par de días.




Aunque no se abstienen de drenar energía arcana directamente, son cuidadosos a la hora de mantener su adicción bajo control, y sus nuevas habilidades con disciplina. Aquellos que pierden el control se convierten en “Wretched”, un estado corrupto y enfermo sin retorno.


Última edición por Astartes el Mar Mar 15, 2011 11:13 pm, editado 3 veces

_________________


Estos son mis ideales si no te gustan, tengo otros
avatar
Astartes
Admin. Horda/MJ Lunargenta
Admin. Horda/MJ Lunargenta


Volver arriba Ir abajo

Re: Biblioteca Elfa (información ampliada de tu raza)

Mensaje  Astartes el Mar Mar 15, 2011 10:24 pm

Alineamiento

La gran mayoría de elfos de sangre no están enfermos ni son malvados, sólo han elegido usar fuego contra el fuego. Sufren por la ausencia del Pozo del Sol; que tanto necesitaron (como necesitan actualmente) para alimentar sus energías arcanas, incluso sin ser siquiera hechiceros. Los conjuradores sin’dorei más poderosos han enloquecido, a causa de la magia que manejan. Por otra parte, los Farstriders, utilizando un poco de magia, son la personificación de la dedicación, la valentía y el honor. De hecho, se dice que los Farstriders son de los pocos grupos de elfos de sangre a quienes se asocia mayor honor y nobleza.




La tensión provocada tras la conclusión de la Segunda Guerra se ha convertido en un odio ardiente. Los altos elfos abandonaron oficialmente la Alianza tras la Segunda Guerra, al creer que no se habían enviado suficientes tropas a Quel’Thalas, haciendolos responsables de la carnicería y devastación que sufrió. Unos pocos altos elfos permanecieron bajo su propia voluntad sirviendo a la Alianza, pero incluso la lealtad de estos voluntarios menguó tras el segundo asedio de Quel’Thalas, sin intervención alguna de la Alianza. Finalmente, con la actitud descarada y racista de Lord Garithos hacia las tropas de altos elfos, y su intención de ejecutarles por aceptar inevitablemente la ayuda de los naga; la nueva visión que Kael’thas ofrecía a su gente; y la políticas pobres de la Alianza al tratar con los elfos, han dejado a los pocos altos elfos que aún son fieles a ella bajo el yugo de la discriminación, tanto en Theramore como en Stormwind.

Como resultado, los elfos de sangre son muy patrióticos, pensando que en quien solo pueden confiar es en su propia gente. Muchos los ven imprudentes y altivos, careciendo de la serenidad y juicio de sus ancestros, aprovechando cualquier oportunidad o solución rápida sin pensar en las consecuencias. Confían en que el poder no es algo que se gana, se debe tomar. El poder es algo que debe ser manipulado para uno mismo y para la grandeza de los elfos de sangre. Este razonamiento se ejemplifica en la manera en que extraen energía pura de Luz del naaru M’uru para convertirse en Caballeros de Sangre, sin prestar atención en los credos de los Paladines.

Relaciones

Aunque odian a la mayoría de las razas, han empezado a aceptar a los Forsaken, al compartir los mismos objetivos. La Horda en Kalimdor reconoce a los elfos de sangre como peligrosos, volátiles y destructivos. Los orcos, trolls y tauren desconfían de los elfos de sangre, siendo la adicción de los altos elfos un juego de niños comparada a la de sus primos. La Horda puede notar el olor a magia corrupto que los llena. En particular, los orcos injurian a los elfos de sangre al observar como siguen el mismo camino y condena que siguieron los propios orcos. Los orcos perciben el olor demoníaco que desprenden, y saben cuanto puede cambiarlos. Los elfos de sangre desprecian a la Horda por su barbarismo, al rechazar el poder que tienen ante ellos. Especialmente, desprecian a los orcos, que podrían haber sido suficientemente fuertes para controlar el poder que los demonios les concedieron en vez de estar bajo su mando. Además, el hedor a magia fel de los elfos de sangre, ofende los sentidos espirituales de los elfos nocturnos y los tauren.



Los elfos de sangre se sienten traicionados por la Alianza, y son enemigos tanto de la humanidad como de los elfos nocturnos. Intentan atraer a los altos elfos restantes a su causa, un concepto que los altos elfos ven con horror y repulsión. Además, la existencia de los elfos de sangre demuestra la profunda corrupción que sufre su antes poderosa raza, y los altos elfos los ven como una terrible advertencia. Muchos altos elfos intentan enmendar las maldades de sus dementes primos.

Los elfos de sangre se relacionan con los naga, con quienes comparten herencia Altonata, y otras facciones independientes. No son bienvenidos en las tierras de la Alianza, siendo esta la representación de todo lo que odian los sin’dorei en este mundo. Los humanos dirigieron el Éxodo de Lordaeron, abandonando a los elfos de sangre para el Azote, y llevándose a los pocos altos elfos que aún quedaban. Los altos elfos son débiles; tienen el potencial para alcanzar el estado actual de los elfos de sangre, pero no abrazan el poder y carecen de importancia. Los elfos nocturnos son recordados como los elfos que los expulsaron de sus hogares hace mucho tiempo, y ese rencor aún está muy presente. Repudian a las demás razas por su mera representación de la Alianza; el amigo de mi enemigo es mi enemigo, según dicen. La Alianza cree que son peligrosos (y enloquecidos en muchos casos). Los conjuradores arcanos de la Alianza están de acuerdo en que los elfos de sangre han ido muy lejos en su búsqueda de poder, incluso los altos elfos temen la pérdida de compasión y autocontrol de sus antiguos congéneres. Los elfos de sangre no dan importancia a la Alianza, y la caída de esta facción es solo un punto más de su lista en cuanto purguen Lordaeron del Azote.

Los elfos de sangre consideran a los naga sus amigos y aliados. Las otras razas neutrales que les interesan son los goblins, los trolls oscuros y los trolls del bosque. Los goblins son los únicos mercaderes que venderían a los elfos de sangre sin prejuicios; su un mercader de la Horda o la Alianza permitiera a un sin’dorei echar un vistazo a su mercancía, aumentarían los precios drásticamente. Las tribus trolls a menudo tienen objetos o información valiosa para los elfos de sangre, y odian a los elfos nocturnos con casi la misma pasión. Normalmente, las razas independientes adoradoras de algún ente o poder divino se consideran débiles, mientras que las que permanecen neutrales son de poco interés.


Mensajes citados a Azazel, para liberar el foro de post y unificar temas

_________________


Estos son mis ideales si no te gustan, tengo otros
avatar
Astartes
Admin. Horda/MJ Lunargenta
Admin. Horda/MJ Lunargenta


Volver arriba Ir abajo

Re: Biblioteca Elfa (información ampliada de tu raza)

Mensaje  Astartes el Mar Mar 15, 2011 10:26 pm

Lor’themar Theron es el Regente de Quel’Thalas,




Lor’themar Theron es el Regente de Quel’Thalas, líder de los elfos sangrientos en Azeroth en ausencia del príncipe Kael’thas Sunstrider.

Lor´themar empezó su carrera como subcomandante de Sylvanas Windrunner en el Regimiento de Arqueros de Silvermoon. Junto con Halduron Brightwing y otros más, Lor´themar formó parte del grupo de elfos sangrientos que permanecieron en Quel´Thelas después de la caída de Silvermoon y de las muertes del rey Anasterian y de todo el Concilio de Silvermoon. Tras la muerte de Sylvanas, Lor´themar se hizo cargo del Regimiento de Arqueros de Silvermoon nombrándose General y fue el responsable de la protección de Quel´Thalas frente el Azote antes y durante la reconstrucción de Silvermoon.

Poco después de asumir temporalmente la comandancia del Regimiento de Arqueros, el príncipe Kael´thas Sunstrider volvió de Dalaran para proclamar el renacimiento de los Altos Elfos como Elfos Sangrientos, o Sin´dorei. Elegido Regente de Silvermoon, Lor´themar fue encomendado a “proteger la tierra y buscar una cura para el pueblo” mientras Kael´thas juntó un grupo de elfos sangrientos para unirse a la resistencia de Lordaeron. Para ayudarle en la tarea, Lor´themar elegió a Halduron Brightwing, un compañero arquero, para sucederle como General de Silvermoon.

Aproximadamente en estos tiempos, el traidor Dar´khan Drathir persiguió a Anveena, la actual protectora del Pozo Solar, en Quel´Thalas. Lor´themar y Halduron llevaron a los elfos sangrientos a una alianza con el grupo de aventureros y los dragones azules quienes se habían unido para proteger a Anveena y expulsar al Azote de las tierras. Mientras Lor´themar y Halduron luchaban frente a las huestes de no-muertos de Dar´khan, sus camaradas fueron capaces de “despertar” a Anveena en su verdadera naturaleza: ella es, en realidad, una creación artificial para almacenar la acumulación de energia del Pozo Solar.

Una vez realizado esto, ella desató todos sus poderes contra Dark´khan y el Azote, destruyéndolos completamente. Anveena elegió permanecer en la Arboleda del Pozo Solar para ayudar a restaurarlo, y Halduron y Lor´themar se comprometieron a ayudarla, además de mantener en secreto su existencia. Un tiempo después, el gran juez Rommath llegó diciendo ser el heraldo del príncipe, trayendo el mensaje de que Lor´themar tenía que preparar al pueblo elfo para unirse al príncipe en el refugio de Outland.

Lor´themar es uno de los pocos elfos sangrientos que saben que Anveena es la protectora del Pozo Solar, y el efecto que esta nueva manifestación tendrá en el futuro de los elfos sangrientos es desconocida, dada su necesidad por la energía mágica para enfrentarse a su adicción, y la alternativa en potencia que representa Anveena en los planes del principe Kael´thas en Outland. Él (Lor´themar) es inconsciente, sin embargo, que Kael´thas se alió, junto con los elfos sangrientos, con la Legión Ardiente, lo cual podría tener horribles consecuencias en la vida de Anveena.

_________________


Estos son mis ideales si no te gustan, tengo otros
avatar
Astartes
Admin. Horda/MJ Lunargenta
Admin. Horda/MJ Lunargenta


Volver arriba Ir abajo

Re: Biblioteca Elfa (información ampliada de tu raza)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.