El Azote de Lordaeron

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Azote de Lordaeron

Mensaje  Azazel el Vie Abr 03, 2009 10:32 pm

El Azote de Lordaeron

El Azote es una de las dos facciones mayoritarias de la raza no muerta (la otra son los Olvidados) cuyo objetivo es controlar la totalidad del mundo de Azeroth. Creada inicialmente para servir de primera avanzadilla para la invasión de la Legión Ardiente, sus miembros consiguieron liberarse de las ataduras de sus demoníacos maestros para - bajo el mandato del Rey Exánime- establecer su propia base en el ártico continente de Northrend. Su influencia se extiende además hacia el sur hasta llegar a las Tierras Plagadas en el norte de Lordaeron y al sur de Quel'Thalas.

Historia

El Azote es un vasto ejército de no muertos creado por el Rey Exánime , conocido como el chamán orco Ner'zhul. Sometido bajo el control de la Legión Ardiente, la misión del Azote era extender el terror y la destrucción a través del mundo para allanar el camino a la inminente invasión de la Legión. El Rey Exánime, que gobernaba desde los territorios helados de Northrend, creó la terrible Plaga de no muertos, que embarcaron hacia las tierras humanas del sur. Cuando la Plaga arribó en las costas de Lordaeron, los humanos empezaron a caer bajo la influencia mental de Ner'zhul que drenaba sus vidas envenenándolos y aumentando la capacidad numérica del Azote a cada día que pasaba.

Aunque Ner'zhul y el Azote estaban doblegados a las órdenes de la Legión Ardiente, el Rey Exánime luchó constantemente por liberarse y vengarse de los demonios que mutilaron su cuerpo y lo maldijeron por completo. Poco antes de la Batalla del Monte Hyjal, Ner'zhul maquinó la caida de la Legión Ardiente a través de su lugarteniente, Arthas Menethil, alertando al cazador de demonios Illidan Stormrage de la presencia de la Legión en Felwood. Los ataques de Illidan sobre los demonios que allí se concentraban provocó la muerte de Tichondrius y la destrucción de la Calavera de Gul'dan que debilitó mucho a la Legión e hizo posible que la Alianza, La Horda y los Elfos Nocturnos vencieran a Archimonde en la Batalla del Monte Hyjal. Fue en este punto en el que Ner'zhul finalmente fue consciente de la posibilidad de apostar por su libertad, cortando las correas que le ataban aún a los demonios que le sometieron que aún seguían vivos así como de su lider, Kil'jaeden. Esta maniobra provocó que el propio Kil'jaeden enfureciese de sobremanera elevando su ira hasta cotas inimaginables jurando vengarse por tamaña afrenta. Pero la derrota de la Legión privó a Kil'jaeden de su capacidad de destrucción inmediata y fue forzado a usar métodos más sutiles para deshacerse de su díscola creación.

Poco después de la Battalla del Monte Hyjal, Kill'jaeden contactó con Illidan Stormrage y le propuso una oferta demasiado tentadora como para que este se negarse: matar al Rey Exánime y beneficiarse del gran poder que le otorgaría ser un Señor Demoníaco.

Tras una reunión con sus una vez aliados, los Naga, Illidan viajó a la Tumba de Sargeras y empezó a invocar un hechizo masivo usando el Ojo de Sargeras apuntando hacia el Trono de Hielo. Sin embargo el hechizo fue interrumpido a las once horas de haberse iniciado por el hermano de Illidan, Malfurion Stormrage, Maiev Shadowsong, y el príncipe Kael'thas Sunstrider. A pesar de que el hechizo no se había completado, había canalizado la suficiente energía para fracturar la prisión helada del Rey Exánime. Esto causó que los poderes de Ner'Zhul despertaran, especialmete el control que ejercía sobre los Undead. Durante este periodo de tiempo, una gran parte del ejército del Lich King, liderados por Sylvanas Windrunner, consigió su libertad y abandonaron el Azote bajo la denominación de los Olvidados o los Renegados. Desesperado, Ner'zhul contactó telepáticamente con Arthas, el más grande de los Caballeros de la Muerte, para que se reuniera con él en Icecrown Citadel.


El Ejército de la Muerte

Sin embargo, todo se complicó una vez más por la acción de Kil'jaeden que, impacientado por los fracasos de Illidan, lo instruyó junto a los Naga y sus nuevos aliados, los Elfos de Sangre, para que viajaran a Northrend y pusieran fin al Rey Exánime personalmente. El ejércitos de no muertos de Arthas se enfrenetaron a la armada de Illidan en la base del gran glaciar. Los no muertos logaron imponerse y abrieron un flanco en las huestes de Illidan por el que un triunfal Arthas penetró accediendo a los aposentos del Rey Exánime. Cuando llegó a la cámara donde estaba despositada la espada rúnica Frostmourne, Arthas la blandió para liberar a la esencia de Ner'zul del interior del Frozen Throne. El espíritu del chamán orco se introdujo dentro de su libertador y ambos, Arthas y Ner'Zhul se conviertieron en uno, un nuevo Rey Exánime más poderoso como nunca antes el mundo hubiera conocido.



Cuatro años después de la transformación del Rey Exánime, Arthas aún reside en Northrend, presumiblemente reconstruyendo Icecrown Citadel de la batalla con los ejércitos de Illidan. Mientras las noticias sobre la situación del Azote en Northrend son desconocidas, los no muertos de Lordaeron - bajo las órdenes del sirviente de Arthas, Kel'Thuzad - continúan horadando las Tierras de la Peste de enemigos de su señor, sobre todo de sus parientes los Olvidados. Se rumorea que Arthas está planeando retomar el control sobre Lordaeron para desde allí preparar el asalto al resto del mundo.

Organización

El Azote tiene una estructura jerárquica que encabeza el Rey Lich, (Ner'zhul/Arthas), que gobierna desde su fortaleza helada en Northrend. Sus subordinados directos son Exánimes, magos no muertos y nigromantes con un gran poder capaces de extender rápidamente la plaga y así aumentar el ejército de la facción. Se desconoce el número exácto de exánimes con los que cuenta el Azote pero se sabe que la mano derecha de Arthas es Kel’Thuzad, que reina en Lordaeron luchando contra la Cruzada Escarlata y los Olvidados. Las banshees a menudo son la avanzadilla en zonas inexploradas mientras los nigromantes son los reponsables de extender la muerte en aquellos lugares donde ya existe una mayor presencia del Azote. Además se cuenta con el apoyo de una facción humana que se autodenominan "Cult of the Damned" (El culto de los Malditos), fascinados por losno muertos a los que siguen y los sirven esperando que algún día la plaga los posea y se conviertan en una abominación más. En el fondo no los ven como una amenaza sino como una oportunidad de poder y vida eterna.

La mayoría de los no muertos, informa al lider de su región que puede ser un nigromante o un exánime que a su vez se pone en contacto con Kel’Thuzad sobre los temas más importantes. Arthas sólo recibe la información más importante, por ejemplo si se ha conquistado alguna gran ciudad como lo fue en su día Stratholme o si se ha derrotado a los Olvidados. Sin embargo Arthas no ve a los Olvidados como una amenaza sino como una 'oveja descarriada' a la que espera reconducir algún día hacia el Azote de nuevo ya que persiguen un objetivo común: matar todo ser viviente y dominar el mundo.

Reclutamiento

El reclutamiento de miembros es muy simple y no requiere de grandes dosis de persuasión como sucede en otras facciones. Simplemente hay que sentir simpatía por El Azote o ser no muerto para resultar afectado por el hechizo de influencia del Rey Exánime. Sus primeros miembros fueron mortales que murieron en la primera Plaga, gente enferma que murió y se levantó de la tumba como zombies. Sin embargo esta forma de reclutamiento no terminaba de convencer al Rey Exánime ya que la consideraba poco eficiente al tener que esperar a que los afectados incubaran la enfermedad y pasaran su agonía hasta morir. Es por eso que ordenó a sus nigromantes profanar cementerios y alzar a todos los que allí moraran. Hoy día forman el grueso de soldados rasos de su ejército.
avatar
Azazel
MJ Gilneas
MJ Gilneas


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.